destellos

hoy me crucé con un abuelillo en el tren. Pero ojo, no el que se pone a tu lado y blablabla no para. Muy dulce y simpático con la cordialidad y protocolo de antaño ha abierto su libro muy elegantemente. Y tras una breve conversación cada uno a lo suyo. Lo gracioso ha sido cuando al bajarse se ha despedido con un “buen viaje señorita” y ha salido del tren tan chulo él con su bolsa del McDonalds (detalle importante que ha captado toda mi atención) y su librillo de poemas dentro. Qué cuco, verdad?

 

Efimeridad. Pues al ladear mi cuerpo para inclinarme hacia la ventana he visto esperando al tren en la vía opuesta a una yonqui de mi pueblo, la que es novia de otro yonqui. Estaba medio ligando con uno que no es el yonqui. Y he pensado rápidamente ¿será que ya no están juntos? La cosa es que…mejores piezas de puzzle no podía haber. Hasta la más inesperada pareja consigue romper toda esperanza posible de amor. Allá ellos con sus peculiaridades, que no me gustan, pero tenían su universo particular y no hacían mal a nadie.

O sí?

img_20130817_071738
Somewhere in Coney Island

Suena: No vuelvas a Japón – Balmes y Ferreiro

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s