aquellos hombres cuentan historias en forma de perverso lazo

INFIERNO

“Y dígame señorita Cecilia, ¿qué le da tanto miedo?¿qué sintió aquel día para que sus pasos la trajeran hasta aquí?”

Esa señora de cara angelical sentada al otro lado de la mesa en una butaca gris marengo le brindaba paz y mucha comprensión, sensación casi paradisíaca. Curioso, se llamaba Ángela…

“No, no. Yo sentí algo muchísimo más abrumador, envolvente. Sentí en una milésima de segundo miedo, consternación, soledad, vacío, éxtasis, duda, hiperactividad, aceleración, energía y tras ello. NADA. Repito: N A D A. ” , así contó la guapa muchacha pecosa como fue su horrible experiencia que la hizo renacer. Pero aún tenía secuelas.

Se le ha diagnosticado una ligera esquizofrenia territorial. Lo que se traduce como un miedo intenso cuando visita su casa familiar que le trae pensamientos alternantes y algún que otro delirio. Debo estudiarlo más en profundidad pues es una alteración a veces sospechosa, pero que en gente de su condición es de lo más habitual. Lo de la esquizofrenia digo. En publicistas”. “Ahhhh!”, exclamó extasiada como si acabase de descubrir un nuevo continente.

(…) “Mire señorita yo entiendo su desazón. Yo de ser cualquier otra persona que no fuese Cecilia López Maqueda la creería, pero es que… ¿sabe usted quién es realmente? ¿sabe qué misión tiene?, ¿sabe en qué mundo vive?”, le respondió el guardián tras escucharla atentamente y no poder parar de observar aquella extrema belleza enigmática. Dios qué horror!!! Qué pesadilla de interrogatorio era aquella????? Cecilia estaba soñando, estaba claro que aquellas copas tras la sesión con coachAngela no le habían sentado bien. Últimamente estaba demasiado ocupada, necesitaba un viaje de forma urgente!!

Tras ello, Cecilia totalmente sobrepasada por aquellas palabras tan rotundamente contundentes y tajantes repiqueteando en su recóndito yo freudiano, decidió iniciar una intensa búsqueda. Se había convertido en una mujer decidida, frágil y delicada con una capacidad para sacar todo reto a flote y con buena nota. Así, comenzó lo que no sabía que sería un largo viaje. Dentro de su intensa rutina diaria dedicaba dos horas todas las noches tras cenar a todo este tema porque era parte de su vida, o más fuerte aún, su identidad. Ella había construido minuciosamente , pasito a pasito, una gran mujer con una gran vida y no estaba dispuesta a que aquellos misterios provocasen que se evaporase como la fina arena del desierto se desliza entre los dedos. No conseguía asimilar qué pasaba. ¿Quién iba a ser? Claro que sabía quién era! Una afamada publicista que había hecho tantísimas obras de arte como días tiene el calendario!! Gráficas, invitaciones de fiestas, de eventos, de bodas, storytellings para spots de youtube y muchas cosas más las cuales ella llamaba “variadas cosillas bonitas y originales” porque con tanto nombre su familia no se enteraba. La gran mujer luchadora a la que todos admiraban pero de la que pocos conocían su lado solidario, aquella pequeña ong de niños huérfanos a quien destinaba parte de su tiempo y dinero. Tan sólo lo sabía su madre. Ella lo había querido así, formaba parte de un lugar muy íntimo de su corazoncito.

Ceci adoraba su trabajo, era su gran pasión. Y ya a sus cuarenta sentía que su vida tenía todo el sentido. Sus seres queridos eran igualmente felices, en sus trabajos y con sus pasiones al igual que ella. Y tenía la suerte de poder verlos dos findes al mes. Disfrutaban de grandes (pero sencillas) comidas familiares y juegos de mesa o series raras. Los otros findes Ceci daba charlas online destinadas a motivar y empoderar a mujeres con pocos recursos a lo largo del mundo. Podía haber elegido hacerlo viajando y no con skype pero no quería pagar ese precio y eso suponía estar lejos de su marido y su madre y su hermana.

La vida era muy bonita desde que su padre no estaba. Tenía todo tantísimo color!!!! Estaba claro que la negatividad era su sinónimo y él se lo había llevado todo.

(…)

De vez en cuando, tenía que confesar que se le venían a la cama algunas pesadillas en forma de últimas conversaciones pero por suerte dormía al lado de su marido. Su hombre, su amor y su salvador.

“Yo no hago nada malo. Siempre me he preocupado por ti. Porque aunque no vivía en casa ya, yo de vez en cuando le preguntaba a tu madre que tal os iba y si me preguntaban por ti, nunca hablaba nada malo de ti…  Bueno ya sé lo que estás pensando en la carta inesperada de aquel novio tuyo…”, le decía el padre a su hija.

Es que cómo podía ser tan mentiroso. No era la carta de ningún novio. Bueno literalmente sí… pero es que esa era su especialidad hablar  y contar las cosas de forma literal pero no contando razones que había detrás ni mucho menos hablar de culpables. Pues el culpable era él. Solamente. Siempre. El mal llevaba su firma. “Mira es que no quiero ni debatir contigo esto. Tú le drogaste con la INT para que escribiese eso. ESO que tú pensabas y sentías durante todos estos años y que había podrido todo y lo más grave, que casi me mata. CASI”.

“jajajajaja casi?” Se arrimó cariñoso hacia ella con afán de quitarla la ropa, al igual que hizo hace treinta años y por lo que tenía una orden de alejamiento; solo que durante este año Ceci había levantado la mano, su mente había curado muchos fogonazos y era todo diferente…ZAS!!!!! “Ceci!!! no lo abraces!!!!!!!!!” De repente, apareció aquel hombre encapuchado con una pistola en la mano y cuando Ángel (su padre) estaba a punto de abalanzarse sobre ella le pegó un tiro acabando así con la pesadilla de la mujer más amada del país, la mujer de belleza extraordinaria pero de ojos y sonrisa triste.

Descubriéndose la capucha dijo: “Hola señorita Ceci estás bien? Soy Carlos, soy periodista de la BBC. Tú no me conoces pero por petición de tu coach llevo un año siguiendo tus pasos, espiando tus conversaciones por Telegram y, por supuesto, protegiéndote de tu padre, tu acosador. Hoy iba a violarte y después matarte. Pero no te asustes, tranquila, tranquila. Ya ha pasado todo. ¿Quieres un poco de agua fresca?”. Ceci le miraba sin dar crédito a lo que escuchaba. Mientras Carlos se fue a la cocina rompió a llorar sin parar. Se sentía extrañamente liberada. Todo se ordenó en un instante. No sólo había dejado todo su pasado atrás. Si no que además creía haber encontrado al hombre de su vida. Esa mirada y esa sonrisa encajaron en ella desde que empezó a hablarla llenando todas las grietas de luz. “Venga, corre, vamos! Tenemos que ir cuanto antes a la comisaría de intimidad para contarles lo ocurrido y que así no difundan ni cuenten nada porque si no ya sabes que en tan solo unas horas se publicará en la web de Top Comunicación y RR.PP. y mejor que no dañe a tu carrera, vamos no exactamente dañar pero que de repente tu entorno torne un carácter drama queen con tintes de prensa amarilla no te lo recomiendo. Te lo digo yo que soy periodista, pero vamos tú tienes la última palabra, señorita Ceci.”, comentó aquel guapo y elegante caballero. “Sí sí claro eso es lo que quiero”, tartamudeé con sonrisa nerviosa.

“Debes saber que Ángel contaba con un contacto que trabajaba como proveedor en tu agencia. No era de los top de la lista pero hacía montajes de vídeos bastante maluchos pero de forma muy rápida y cobraba barato por eso le habíais contratado alguna vez y por eso tu padre, perdón!! quería decir Angel!, sabía algo más de la cuenta. Pero ya ha pasado todo, puedes confiar en mi. Ya sé que son muchas cosas de repente… ¿Quieres cenar algo? Yo ya solo soy un periodista que deja atrás su trabajito de espía y tú una guapa publicista que ya no debe temer más por lo referente a misterios familiares oscuros, eres libre! Venga, ¿cenamos?”

Carlos había comenzado su carrera a temprana edad con tan sólo diecisiete años comenzó a escribir relatos del mundo del cine y la música en el por aquel entonces archiconocido sitio web friki Fotolog.  Al acabar la carrera comenzó a trabajar como locutor en una radio local a la par que seguía escribiendo como hobbie. Desde hace seis años, tras la muerte de sus padres en un incendio, emigró a Londres, a su “segunda casa” donde trabajaba con gran dedicación en la sede de la BBC. Se dedicaba en cuerpo y alma a ello, y desde hace algún tiempo a proteger a Cecilia, de la que además estaba perdidamente enamorado.

Qué paradójico verdad? Gracias a las brillantes ideas de Ángela había dado un giro su vida y había destruido a Ángel, su ángel negro.

 _ _ _ _ _

CIELO

Esta es la historia de un magnate millonario, un publicista español  enamorado de su trabajo con contactos a diestro y siniestro. Pero…como todas las personas tenía en el ático de su alma un gran secreto, alguien a quien proteger. Así que ideó una estrategia.

EL trabajaba en la industria publicitaria, en automación. SU preocupación era que su hija mayor que era muy creativa acabase dedicándose al oficio pero siendo lo que el llamaba mujer alfa, es decir, mujer superwoman pero tenia que esforzarse el doble para defenderse entre tiburones. NO solo arpías trepas manipuladoras sino también de hombres sedientos de mujeres guapas dispuestos a mezclar trabajo y corazón. Era su mayor miedo, pero a la vez su mayor reto. Si algo le honraba mucho y le hacía diferente era su carácter tan afable , nada fácil después de la posición que ostentaba.

Compró una base de datos que englobaba a toda esa gente que su hija se cruzaría en su camino algún día. Lo hacia con el fin de que al juntarse salieran sentimientos y emociones bonitas y así sería un win-win. Así es como se cruzaría en el camino con Fernando. NO por trabajar juntos sino por compartir momentos de fiesta. Se conocieron una noche bailando. Ella se dejó llevar, simplemente tenía claro que no quería sexo con el. No aquel día pero pensó que sería interesante conocerle. Era un tipo especial. Tenía tan sólo veintisiete recién cumplidos y tenía a su cargo dos oficinas donde realizaba trámites de seguros y cosas administrativas en Getafe. Pero luego se dedicaba en cuerpo y alma a su hobbie, producir y pinchar música reggeaton y electrónica. Mu salao. La fortaleza, la chispa y la dulzura que le habían hecho ser grande y negarse a probar jamás drogas se compensaban con su debilidad por las mujeres…

Aprendí a soñar, a creer que no somos tan distintos, que estábamos ocupados pero disfrutábamos la vida los ratos que podíamos. Me recordó tanto a la historia de Yoli Y Jose. Yo ya me imaginaba siendo la prota de alguno de sus videoclips. jejejej. Pero no se , a veces parecía demasiado fantasmilla y macarrilla por supuesto.

Del resto de angelitos ya comentaré…Pero no me cabe duda que lo mejor está por llegar.

Suenan muchas canciones a la vez, muchas fuentes de inspiración, pero digamos que me gustaría que reinase esta:

Otras fuentes: David, Gonzalo, Greg, Fran, Fer, Carlos, toda mi lista de iTunes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s