those w o r d s

He leído este pequeño párrafo y me ha parecido muy inspirador. He pensado automáticamente que ojalá de aquí a unos meses vuelva a releer estas líneas y me diga a mí misma “lo has conseguido Elena!”

Nuestro miedo más profundo no es ser inadecuados,

sino ser poderosos más allá de toda mesura.

Es nuestra luz, no nuestra sombra, lo que nos asusta.

Nos preguntamos: ¿Quién soy yo para ser brillante, maravilloso, talentoso, fabuloso?

En verdad, ¿quién eres para no serlo?

Eres un hijo de Dios.

Tus pequeños juegos no le sirven al mundo.

Empequeñercerse para que los demás no se sientan inseguros a tu lado

no es una muestra ni de talento ni de iluminación.

Todos fuimos creados para brillar, como los niños.

Nacimos para manifestar esa gloria de Dios, que está en nuestro interior.

No sólo algunos de nosotros, sino todos.

Y a brillar con nuestra propia luz, inconscientemente permitimos que los demás también brillen.

Así como, al liberarnos de nuestros miedos, nuestra presencia libera de inmediato los miedos ajenos.

Marianne Williamson,

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s